Colegios preparados para la educación virtual

 Bajo las medidas del Gobierno Nacional y las autoridades locales, son muchos los colegios, tanto públicos como privados, que impartirán educación virtual hasta nueva orden.

O, por lo menos, hasta cuando las condiciones de la emergencia permitan un regreso a la presencialidad o a la alternancia de manera segura.

Patricia Álvarez, vicerrectora del Colegio San Patricio de Bogotá, explica:

Desde la implementación de la educación virtual, las instituciones realizan un proceso de evaluación y retroalimentación por parte de los padres, estudiantes y profesores.

Esto permitió la identificación de diferentes áreas de mejora.

Colegios preparados para la educación virtual

Algunas recomendaciones para darle continuidad y calidad al proceso de aprendizaje virtual son:

Adaptación del pensum académico: Revisar los planes de estudio de las áreas que se dictan, para adaptarlos a la modalidad virtual.

Con esto se desarrolla en los estudiantes competencias y habilidades que realmente corresponden al contexto en el que estamos actualmente.

Seguimiento social y emocional: es necesario fortalecer toda la red de apoyo para padres, estudiantes y maestros, para brindarles herramientas de ayuda para superar el confinamiento.

Para esto, los colegios pueden implementar charlas que involucren a los estudiantes y a sus familias, para identificar y solucionar problemas de convivencia.

Adicionalmente, es necesario que los niños aprendan a identificar, manejar y controlar sus emociones.

Para lograrlo es importante que realicen actividades dentro del colegio que estén relacionadas con el desarrollo de la inteligencia emocional.

Mejorar herramientas tecnológicas: las plataformas virtuales son en el principal aliado de los colegios para impartir la educación en estos tiempos de pandemia.

Por esto es necesario que los colegios identifiquen herramientas, más adecuadas para su proceso de aprendizaje, según la edad y las habilidades de los estudiantes.

En el caso de los estudiantes más pequeños, la apuesta del San Patricio es por una herramienta que brinda autonomía a las alumnas.

Esto mejora la experiencia estudiantil en clases y la de la familia, al reducir la dependencia de los padres para hacer labores y seguimiento.

Aprendizaje continuo

Ajustes en los horarios: Mantener a un niño frente a un computador no necesariamente es sinónimo de aprendizaje.

Los niños necesitan adquirir otro tipo de habilidades que se dan por medio de ejercicios corporales y deportivos que aportan al desarrollo físico y psicomotor.

Por esto, es importante que los colegios implementen actividades extracurriculares para que los niños exploren otras experiencias en deportes, canto, baile, manualidades, arte, entre otros.

Aprendizaje continuo: Identificar nuevas metodologías y capacitar a maestros y a estudiantes para entender las herramientas y procedimientos que potencialicen el aprendizaje remoto.

Adicionalmente, es relevante encontrar maneras entretenidas y diferentes, para que estos instrumentos se conviertan en grandes aliados.

Para terminar, Patricia Álvarez, vicerrectora del Colegio San Patricio de Bogotá, concluye:

“Queremos, como lo hemos venido haciendo por años, hacernos cargo, en compañía de los padres de familia, de la formación de los estudiantes.

Igualmente, brindarles tranquilidad, resultados, acompañamiento y en general, una experiencia positiva, y una formación sólida, en medio de esta emergencia sanitaria”.