Sin duda la aparición de la pandemia ha llevado a replantear muchas de las operaciones que venían funcionando de forma presencial. Una de ellas, es el uso del efectivo; los cambios en los patrones de consumo indican que el uso de medios de pago electrónicos se incrementará, pues se estima que, para el 2022, 1 de cada 10 dólares será gastado vía online a nivel mundial y continuará expandiéndose con rapidez en los próximos años, creciendo a más de seis veces la tasa de ventas y alcanzando los 5.8 mil millones de dólares.

El cierre de establecimientos físicos por causa de la cuarentena ha hecho que el comercio electrónico y la reducción del uso de efectivo en las ciudades facilite las transacciones de todo tipo.

El hecho de optar por opciones de pago que no involucren dinero en efectivo, puede pasar a generar un crecimiento en el empleo de hasta 4.4%, una tendencia al incremento de salario de cerca del 0.2% respecto al escenario actual, productividad del 0.9% y un crecimiento de 13,4 puntos en el PIB.

Por otro lado, en Colombia existen cerca de 97 opciones disponibles, entre las más usadas está Mercado Pago, con 144 millones de usuarios en la región y PayU, que ha tenido un crecimiento importante desde 2018.

El teléfono móvil hoy cuenta con 5.11 mil millones de usuarios en el mundo y gracias a ello, se han creado nuevas oportunidades para proporcionar servicios financieros. Se creería que únicamente los teléfonos inteligentes pueden ofrecer esta opción a los usuarios, pero aquellos que son relativamente sencillos basados en texto, también permiten el uso de cuentas de dinero móvil.

Finalmente, gracias a Internet hoy se puede hacer mercado, programar una reunión de trabajo, asistir a clases o pagar las facturas desde un dispositivo conectado. Los servicios financieros están a la vanguardia de las herramientas tecnológicas disponibles, por lo que hoy no es necesario salir de casa para hacer uso del dinero.